En misión compartida

MS 55: Somos miembros de una Iglesia “en misión” por obra del Espíritu, parábola de comunión de carismas y ministerios diversos: “Hay en la Iglesia pluralidad de ministerios, pero unidad de misión” (AA 2). Por eso nos insertamos activamente en las Iglesias locales y colaboramos con otros Institutos de Vida Consagrada (inter-congregacionalidad) y Movimientos, según nuestra identidad carismática. 

MS 56: Sabemos que los problemas de la humanidad necesitan una respuesta consensuada y compartida. El Espíritu se derrama más allá de los límites de la Iglesia, cuando y como quiere (cf. Jn 3, 8). Por eso, deseamos colaborar estrechamente con todas las personas –cristianas o no– que actúan de manera compatible con los valores del Reino, sumándonos a sus iniciativas y acciones. 

MS 57: La misión compartida no es, por tanto, una estrategia sino nuestro modo de ser y actuar [1]. Por eso, pretendemos: 

1) Aprender el mejor modo de compartir nuestro carisma evangelizador y misionero con quienes desde diversas formas de vida (consagrada, laical, matrimonial, ministerial) han sido agraciados con él y forman con nosotros la Familia Claretiana.

2) Promover según nuestro carisma  una Iglesia de participación y comunión: colaborar en la misión y vida de cada Iglesia particular, ayudar a configurar la Iglesia “família de Dios” que acoge y cuida a todos sus miembros [2] y estar abiertos a compartir servicios misioneros y vida comunitaria con otros Institutos o formas de vida.

3) Colaborar en redes (como las constituidas por algunas ONGs), sinergias y proyectos de los que no somos protagonistas.


[1] Cf. Dir 114; PTV 37; HAC 58.4.

[2] Cf. Ecclesia in Africa 63.

 

"¡Somos misioneros! La Misión pertenece a nuestra identidad más profunda". | "We are missionaries! The Mission belongs to the core of our most fundamental identity".

MS 1 (Cf. CC 2; Dir 26.)