En el servicio de gobierno

Ser “misionero con espíritu” tiene para mí su punto de partida en el sentido vocacional de mi vida. Dios me ha llamado y yo he respondido, sin condiciones, para ir y hacer lo que Él me pida. Él me ha hecho formar parte de una comunidad de hermanos, a la que ha confiado una misión específica, según el carisma de S. Antonio Mª Claret. Mi respuesta al Señor pasa necesariamente por esa comunidad, tanto en mi forma de vivir como de realizar mi misión. Soy consciente de que no me ha llamado para actuar solo, sino para contribuir con mi vida y mi actividad a la misión congregacional, que llevamos entre todos. Como Superior Provincial o como Secretario General me ha supuesto obediencia al Señor, disponibilidad para realizar el servicio confiado con las competencias que vienen definidas en las Constituciones en cada caso, y en tercer lugar estar al servicio de los hermanos con apertura, fraternalmente. _____ José-Félix Valderrabano, CMF [Juridicum - Roma, Italia]

"¡Somos misioneros! La Misión pertenece a nuestra identidad más profunda". | "We are missionaries! The Mission belongs to the core of our most fundamental identity".

MS 1 (Cf. CC 2; Dir 26.)