En la Solidaridad y Misión

La Comunidad misionera la vivo ahora más que nunca, como una realidad abierta a la Congregación. Viviéndola, además, desde la clave de Solidaridad y Misión, todavía cobra más importancia la universalidad. No puedo pensar en la Misión claretiana con un corazón limitado en el espacio; vivo la comunidad como una realidad abierta al mundo, a la fraternidad. Mi comunidad local es un lugar en donde comparto esta universalidad que nos enriquece. _____ Miguel Ángel Velasco [Miembro del Gobierno Provincial de Santiago - España y Coordenador de Solidaridad y Misión].

 

Uno de los rasgos carismáticos que nos identifica como Misioneros Claretianos es que somos “Misioneros en Comunidad”. El sentido de nuestra vida misionera en comunidad, que fue el sueño y el ideal de nuestro Padre Fundador, hunde sus raíces en el modelo de la vida trinitaria, que es al mismo tiempo vida de comunión y de misión. Es la Trinidad la que nos convoca a vivir en comunión como una familia peculiar, dentro de la Iglesia, al servicio de la misión. La razón de ser de este estilo de vida es el seguimiento de Jesús, que se expresa en la misericordia que cada misionero profesa a sus hermanos de comunidad con los que comparte “común vocación, misión y destino”. Todo este misterio de comunión que nace de la misma vida de Dios hace que nosotros, como Hijos del Padre Claret, trabajemos por todos los medios posibles por hacer realidad el sueño de Dios en la historia, ese sueño por el que Jesús vivió, predicó y murió: el Reino. El proyecto del  Reino es experimentado por la comunidad en la escucha asidua de la Palabra y en la Mesa de la Eucaristía. La Palabra y la Eucaristía hacen posible la vida misionera en comunidad y conducen a cada claretiano en particular y a la comunidad, en general, a hacer una opción clara y decidida por un trabajo apostólico en clave de solidaridad y misión. Este trabajo se concreta en un compromiso total en favor de la vida como don supremo de Dios, y en su defensa, especial en aquellos lugares donde se encuentra amenazada, que se expresa en un compromiso decidido por la Justicia, la Paz y la Salvaguarda de la creación, la defensa de los Derechos Humanos y los Derechos de los Pueblos, la búsqueda de la reconciliación, el perdón y la paz, la inclusión de todos los hombres y mujeres sin distinción alguna. El ser Claretiano que se expresa en una vida misionera en comunidad se tiene que ir concretando, cada vez más, en proyectos de vida, en clave de solidaridad y misión. Esta manera de ser y de vivir hace posible que allí en las Iglesias particulares, donde ofrecemos nuestro servicio apostólico, suscitemos en el pueblo de Dios muchos más cristianos que, al lado nuestro, vivan la experiencia de fe en clave de solidaridad y misión, al servicio del ser humano, para que tenga vida en abundancia. _____ Germán Ortíz, CMF [JPIC - Medellín, Colombia].

 

"¡Somos misioneros! La Misión pertenece a nuestra identidad más profunda". | "We are missionaries! The Mission belongs to the core of our most fundamental identity".

MS 1 (Cf. CC 2; Dir 26.)