En la Solidaridad y Misión

El texto bíblico mariano que acompaña este rasgo nos presenta a María esperando la acción del Espíritu. Desde el principio la comunidad de los llamados fue diversa. Querida así por Dios porque es en la riqueza de la diversidad donde quiere manifestarse el don del Amor de Dios que todo lo une y todo lo hace nuevo. Este rasgo nos dice que ser claretiano es estar, como María, abiertos a realizar el milagro de la unidad en la diversidad. Unidad y diversidad en cada comunidad, en la Congregación, en la Iglesia y en la humanidad entera. Somos portadores de la única Misión que el Espíritu quiere realizar: continuar la de Jesucristo, como comunión de hermanos.

Todas las acciones que llevemos adelante como Misioneros Claretianos hemos de verla desde aquí. La riquísima experiencia que tuve, como Prefecto General de Apostolado, de esa diversidad llamada a la unidad que es la Congregación, se ha quedado conmigo. Cierto que a veces es complicado comprender los diversos mundos de cada uno de los CMFF, pero es parte de nuestra misión en el mundo y… ¡supone una riqueza tan grande! Hablar también de las muchas experiencias tenidas con la Familia Claretiana: Seglares Claretianos, Misioneras Claretianas, Filiación Cordimariana; diversas maneras de comprender y de vivir el mismo estilo claretiano evangelizador; ¡tanto que aprender los unos de los otros!

Lo mismo puedo decir de los encuentros y programas comunes con las congregaciones religiosas dedicadas a la enseñanza cuando tuve el privilegio de ser Presidente de Escuelas Católicas de España. ¡Tanta riqueza! ¡Tantas reflexiones y planes conjuntos! La acción de gracias llega, sobre todo, cuando te dan cuenta de la inmensidad de la Misión: la comunión de carismas y ministerios es un imperativo de la Misión. Siempre, tanto cuando he estado en colegios, en parroquias o en servicios congregacionales, sentirme parte de la Iglesia diocesana ha sido motivo de alegría.

 

Somos Misioneros y, por lo tanto, hemos de salir fuera, a encontrarnos con otras gentes no de iglesia. La actitud de esta Congregación en salida tiene que ser la que nos indica otro de los Rasgos: tenemos que salir al encuentro “en diálogo”. Las múltiples experiencias tenidas con los así llamados “no creyentes” han sido excelentes. Estoy convencido de que ellos han aprendido, pero yo tengo claro lo mucho que he aprendido yo de ellos._____Miguel Ángel Velasco, CMF (Equipo CMF en la ONU-NY, USA).

"¡Somos misioneros! La Misión pertenece a nuestra identidad más profunda". | "We are missionaries! The Mission belongs to the core of our most fundamental identity".

MS 1 (Cf. CC 2; Dir 26.)