En la pastoral parroquial

Este rasgo carismático me inspira a intensificar mi entrega por los últimos y descartados, la misericordia que es compromiso concreto de caridad, la comunión fraterna que hace de nuestra comunidad casa de misericordia, posada del buen samaritano para curar a las víctimas de las periferias existenciales con “la dulce y confortadora alegría de evangelizar”, como afirma el papa Francisco.

Me invita a vivir la Misión compartiendo esa esperanza transmitida, anunciada, contagiada, testimoniada en la diversidad, en la interrelación, y en la interdependencia dentro de mi iglesia particular y con todos los hombres y mujeres. Ante esta realidad, es una responsabilidad ser, a tiempo y a destiempo, con un decidido sueño misionero, profeta de esperanza._____ José Antonio Benítez Pineda, CMF (Parroquia Nuestra Señora de la Paz de las Rehoyas en Las Palmas de Gran Canaria, España). 

 

Ser un evangelizador CMF en este rasgo carismático nos invita y llama a ejercitar el diálogo constante con los fieles y los equipos pastorales, realizar un discernimiento personal y comunitario y así responder a los desafíos que la Parroquia, en la situación que se vive actualmente, nos está pidiendo. Para lograr esto hemos comprobado que necesitamos dejarnos guiar constantemente por el Espíritu Santo para que nuestro servicio y propuestas, ante los retos y oportunidades que se nos presentan, puedan llegar a buen puerto y la unidad en la diversidad se vaya haciendo una realidad. Algo que nos funciona excelente es que buscamos y fomentamos lo que nos une y hacemos de lado las diferencias que nos desunen, logrando de esta forma caminar como Comunidad que ofrece una riqueza de espíritus. De aquí la necesaria herramienta del diálogo._____Alejandro Cerón, CMF (Torreón, Coahuila, México).

"¡Somos misioneros! La Misión pertenece a nuestra identidad más profunda". | "We are missionaries! The Mission belongs to the core of our most fundamental identity".

MS 1 (Cf. CC 2; Dir 26.)