En la formación de misioneros

Ser evangelizador en diálogo profético en el contexto de la formación, lo vivo en primer lugar desde el proceso de percibir al formando que abraza la vocación como un joven el profeta busca sintonizar con su pueblo sin perder de vista que es enviado de Dios. Los jóvenes más allá de la remembranza “no son como nosotros en la propia juventud”, son distintos y son un regalo de Dios que inicien la apertura en el proceso de configuración con Cristo desde el carisma claretiano y quieran consagrar su vida en la Congregación. Por eso mismo, la acogida, el diálogo formativo y la comunicación del carisma en los momentos iniciales está enmarcado en su ser jóvenes que en el contexto colomboecuatoriano tiene sus matices y elementos singulares que vienen de los entornos de pobreza y exclusión y de la cultura de nuestros países de donde son originarios los jóvenes en formación. 

En segundo lugar, se vive desde el análisis de la realidad. En la labor formativa discutimos sobre la realidad de nuestros países y en el ápice de la búsqueda de la paz en el caso concreto del pueblo colombiano construimos una vida fraterna que consolide la reconciliación, la tolerancia y la fraternidad de nuestros pueblos.

En tercer lugar, en la solidaridad efectiva en el contexto de la pandemia, en las casas de formación nos hemos dejado afectar por el dolor del hambre de muchas personas en la ciudad de Bogotá y pues se colaboró en las actividades que promovían la seguridad alimentaria._____Dario Cavajal, CMF (Bogotá – Colombia).

 

Mi contexto apostólico en este momento de la historia se está desarrollando, en la formación de misioneros. Necesitados y confiados en el Señor, atentos para hacer lo que él nos diga. Todos los miembros de la comunidad misionera formativa inicial y continua que la formamos tenemos características interculturales porque algunos somos de la India, Nigeria, Haití, Republica Dominicana, Puerto Rico y Cuba. Por eso, esta comunidad me pide el arte de la escucha y del acompañamiento y de estar ahí en diálogo a veces sin decir palabras. El diálogo profético con todos nos abre a nuevos horizontes. Estamos llamados a hacer del diálogo nuestro estilo y medio de evangelización. Abiertos a las nuevas ideas y a las generaciones jóvenes, para mí está siendo una experiencia intercultural y un verdadero reto y la imaginación creadora._____José Camilo Minaya Silverio, CMF (Pantoja – Rep. Dominicana, Antillas).

 

Ser una comunidad formativa abierta a todo el mundo en diálogo profético, en tiempos de pandemia, se ve reflejado en la capacidad de abrir la mente y el corazón a todo el mundo, buscando modos nuevos de conectar con otros, incluso con otros que están más allá de nuestros límites geográficos (ciudad, país, etc.), obligándonos a «echar a volar» la imaginación y la creatividad misionera. 

Las TIC’s (tecnologías de la comunicación e información), son hoy las naves que nos ayudan a explorar y navegar estos nuevos mares, rompiendo con esquemas pastorales clásicos, y esforzándonos en ser cercanos y constantes con distintos grupos de la población: acercándonos a los jóvenes, ofreciendo escucha a las personas a distancia y acompañándoles en estos momentos de incertidumbre, además de buscar formas de celebrar la fe juntos en la virtualidad… Así fortalecemos la esperanza y testimoniamos la fe._____ Marcos Garnica, CMF y comunidad (Casa Formativa "La Fragua" - Teologado de México)

"¡Somos misioneros! La Misión pertenece a nuestra identidad más profunda". | "We are missionaries! The Mission belongs to the core of our most fundamental identity".

MS 1 (Cf. CC 2; Dir 26.)