Via Crucis CMF vía WhatsApp

La expectativa era elevada. Estaba anunciado en el programa del retiro anual que habría un momento especial para trabajar, a través de las TICs, el rasgo carismático enviados a evangelizar y escuchar a los pobres. La meditación ya nos había inspirado y provocado profundamente… Pero, una vez creado el grupo en WhatsApp, de los 23 participantes, solo uno no adhirió, comprendiéndose inmediatamente el por qué, ya que, con sus 90 años, se ofreció para reportar el evento inédito con su sofisticada cámara fotográfica. Ni más ni menos.
A la hora marcada, con el móvil en las manos, siguiendo a la cruz, fuimos acompañando a Jesús desde su condenación hasta la sepultura, actualizando y evocando tantas situaciones humanas (locales, nacionales e internacionales) que conocemos y con que nos deparamos en nuestras comunidades y en esas periferias donde evangelizamos en México, y que fuimos concretando con dos fotos en cada una de las 14 estaciones, enviadas a ese grupo WhattApp, mientras las explicábamos, por cada una rezábamos y nos comprometíamos a hacer lo que está en nuestras manos. 
Al final del camino, subimos al altar de la eucaristía, para celebramos festivamente la resurrección y confiar todos eses rostros al corazón de Dios. 

 

Algunas fotos disponibles en nuestro Facebook oficial.

"¡Somos misioneros! La Misión pertenece a nuestra identidad más profunda". | "We are missionaries! The Mission belongs to the core of our most fundamental identity".

MS 1 (Cf. CC 2; Dir 26.)